martes, 6 de septiembre de 2016

Sacsamarca: Tras las huellas del Pueblo de Piedra.

Eran  aproximadamente  las 9am. y el auto ya estaba listo para salir rumbo  al  Pueblo Sacsamarca, el frío prácticamente  nos acompaño  en estos dos  días que nos toco quedar en este hospedaje; ya sea en el ambiente, tocando las paredes, sus puertas, es decir, si visitaríamos al denominado pueblo de piedra de Sacsamarca, créanme esta estancia la llamaría en el "hospedaje de hielo"; en fin, para la anécdota, la altura de la ciudad y la falta de calefacción fue parte de todo.

Ya en el auto yendo entre las estrechas calles, saliendo de esta metrópoli, un sol impecable iba abriéndose paso en el firmamento, sin mucha velocidad, ya nos despedíamos de esta encantadora ciudad. Nos dirigimos al suroeste, eran unos 4 kilómetros, algo de 10 minutos, los que teníamos que recorrer en auto.

Vista panorámica de la ciudad de Huancavelica

SACSAMARCA, PUEBLO DE PIEDRA

A medida que nos íbamos acercando al pueblo, se podía divisar una serie de montañas por todo nuestro alrededor, como si estas fueran celosas guardianes de esta comunidad. Dicen los pobladores que el gran cerro Calvario, es el monte que custodia a su pueblo; pueblo ancestral, pueblo que en sus festividades honran a su apu protector, con hojas de coca, cantos y licor, toda una celebración que para ellos, solo disponen con ello, aplacar la impetuosidad de la montaña y así las rocas de esta, queden perpetuas, abrazadas entre si y ni un desprendimiento se presente, es así que los hogares, animales y campos de esta pétrea comunidad se mantengan protegidos.



INGRESANDO AL PUEBLO

Con mucho entusiasmo ingresamos al pueblo, diríamos, que era tanta la expectativa por ver las edificaciones del lugar, piedras y rocas como base de esta urbe, hablamos de sus casas, su iglesia, puente y parte de sus caminos, todo en piedra.




Históricamente refieren que sus antiguos habitantes provienen de los curacazgos de Huancavelica como son los aguerridos Chancas, Pocras y Willcas, toda una historia.

Poblado de Sacsamarca
Nos encontrábamos a unos 3780 m.s.n.m confundiéndonos con estos acogedores lugareños, observando por estos campos a ejemplares como ovejas, llamas, alpacas rodeándonos entre si, cabe recordar que esta comunidad tiene como principal actividad la ganadería y la complementan con la agricultura, siendo esta ultima actividad para su consumo, contando para ello, las cosechas de papa, cebada, mashuas, olluco aprovechando al máximo las temporadas para ello y así evitar la vehemencia de las heladas y arruinar los cultivos.

Puente de Piedra

Apreciando como atraviesa el pueblo el rió Disparate y su puente de piedra, seguíamos nuestro recorrido por este antiguo pueblo,  hasta llegar a su hermosa plaza y contemplar su esplendorosa iglesia colonial.


IGLESIA COLONIAL

Esta iglesia de edificación eclesiástica, fue reconstruida por los pobladores en el año 1896 con la participación activa de toda la comunidad, donde se comenzó a utilizar la cal como un mortero y la piedra tallada y pulida manualmente como elemento de predominante de dicha obra.

Iglesia Colonial de Sacsamarca
Comparto el cielo y sus alturas, comparto la historia y su cultura y por los pasos que esta vida me acompaña, vamos por el mundo, llevándonos consigo, lo que en imágenes me enseñas, las experiencias que hoy conduce nuestros caminos, con una esperanza que hasta hoy sigo.
                                                                                                                                     


Una mañana de un sol complaciente, hace un matiz perfecto con este bello paisaje y el encanto de su gente hace que mi imperturbable momento sea eterno en este acogedor pueblo, pueblo señorial que se ve valiendo de lo que la naturaleza y sus antepasados dejaron por herencia y por lo que hoy el visitante no debe de perderse nunca cuando este ahí, su historia y esa cultura viva que habita en las alturas huancavelicanas.


Era tiempo de seguir nuestro recorrido y esta vez unos kilómetros mas adelante, tenemos a la Mina Santa Barbara mas conocida como la  "mina de la muerte" en sus 3972 m.s.n.m en el apogeo colonial de 1563 cuando fue descubierta, entonces... seguimos en el Perú, para el Mundo.


@Eviajeros



1 comentario:

  1. Me encanta la nota mi estimado Enrique. Qué imágenes más preciosas, simplemente extraordinario.
    Huancavelica te lo agradece.

    ResponderEliminar