domingo, 27 de noviembre de 2016

El imperio escondido, de los Chachapoyas, en la FORTALEZA DE KUELAP - Amazonas / PERU

Promediaba las 6am. y por fin arribe a la ciudad de Chachapoyas, abordando un taxi y en minutos ya estaba en el hospedaje a dejar mis cosas, darme un buen baño y salir a la prisa a tomar un desayuno, no había tiempo que perder, a las 8am. salíamos rumbo a la Fortaleza.

PLAZA DE ARMAS 

Una mañana fresca transitando por la plaza de armas de la ciudad, rodeada de hermosas casonas coloniales con balcones tradicionales que conservan su estructura original.





La mayor parte de estas casonas hoy en día se han convertido en hoteles y alojamientos comerciales, como parte importante que gracias al turismo, se aprecia, dando valor a la historia del Perú y su pasado histórico.

RUMBO A KUELAP

Arrancamos, rumbo a la ciudadela, era un trayecto de 2 horas y media en una ruta sin asfaltar pero firme, en una ruta de escenarios de una naturaleza espectacular.


A unos 72 kilómetros al suroeste de la ciudad de chachapoyas se erige en el firmamento esta imponente fortaleza, edificada sobre una cima de montaña, poseedora de unas 550 estructuras circulares, de piedra a lo largo de sus 6 interminables hectáreas, como una alfombra verde, rodeando toda esa majestuosidad y dando vida a todo alrededor.


Con unos 20 metros un gran muro bordea todo el perímetro, como si al amparo, resguardara piedra por piedra este gran complejo arqueológico.




Se presume que esta fortaleza fue un lugar de culto religioso, aunque mencionan que tuvo una función defensiva del pueblo, así como por su estructura el sostenimiento de las terrazas y los edificios de la parte superior, todo un enigma despierta este fortín.


Lo que no se ha podido precisar hasta ahora es en que momento del largo proceso de desarrollo de la cultura Chachapoyas, cuyos inicios podrían remontarse al siglo XVIII fue levantado el monumento de Kuelap, así como esos enormes bloques de piedra fueron transportados a lo alto de la montaña y lo que significo su construcción.


Este muro tiene solo tres entradas, dos por el lado este y uno por el lado oeste. Son tan estrechos los pasadizos que da la impresión que para su ingreso solo se daría ingresando uno por uno.


Ingresando a esta fortaleza se puede apreciar una serie de plataformas, es ahí, en medio de la vegetación donde sobresalen unas estructuras circulares,  por sus diámetros de 8 a 12 metros son consideradas viviendas, edificios que en su época alcanzaron una altura de 4 metros sus muros, armados sus techos de paja en forma cónica pero que con en el tiempo, no quedo nada de ello.


Al parecer este es uno de los motivos por los que los investigadores refieren que no fue precisamente una fortaleza militar, sino mas bien su hogar y tuvo un uso ceremonial.


Dentro de todas estas edificaciones se han logrado encontrar canales que evacuaban el agua del interior de estos edificios.

LOS FRISOS DE KUELAP


Siguiendo el recorrido por la fortaleza y sus grandes edificaciones, encontramos unas decoraciones en cuyas paredes simularan ser un tatuaje al alma de esta cultura chachapoyas, encontramos una variedad de frisos que vienen decorando estos imponentes muros.





La mayoría de estos frisos son geométricos, varios tipos de rombos y un zigzag. En el sector denominado Pueblo Bajo los encontramos en seis edificios circulares que tienen decoración exterior.


Incluyen símbolos con un contenido religioso también, entre rostros de animales míticos como serpientes y aves, todo un verdadero testimonio de esta cultura.

Frisos en los Muros de Kuelap

 EN EL TIEMPO

Oculta en la verde vegetación, boscosa y casi inaccesible, en las alturas montañosas de la selva, un juez de paz en 1843 en una diligencia entre ganaderos yendo inadvertido, transitando en compañía de lugareños no dejo de admirar imponente fortaleza al que casualmente encontró; posteriormente algunos estudios se dedicaron a su estudio.




EL TINTERO O TEMPLO MAYOR

Cumplio un rol religioso, escenarios de complejos rituales y distintas ceremonias, descubriéndose en el tiempo entierros humanos de animales y diversos elementos vinculados a estas ceremonias, segun estudios. 


En este, también considerado Templo Mayor, se hallaron cerámicas procedentes de la cultura Moche, Huari y Cajamarca, todo un enigma, este Templo y sus 5.5 metros de altura, todo un símbolo de esta ciudadela. 


El Complejo Arqueológico "Fortaleza de Kuelap" fue declarado Patrimonio Cultural del Perú en 1998 favoreciendo su protección, lo que a permitido un aumento importante en el turismo de la región, sea nacional e internacional de este fantástico lugar, todo un tesoro de la arquitectura prehispánica peruana.



TELECABINAS EN KUELAP

Luego de un año y medio aproximadamente que la construcción del primer sistema de telecabinas de Kuelap, esta ya en su fase final, a la fecha, están en prueba las 26 cabinas, las cuales cuentan con una capacidad de 8 personas.

Las expectativas son importantes, tanto para los turistas como para los lugareños, ocurre que hoy en día, llegar a Kuelap, se da de dos formas, a pie (3 horas) y en auto (2 horas) y con este servicio de telecabinas se llegara en solo 20 minutos, ya se aguarda su puesta en servicio este Enero 2017 como lo anunciaron ya las autoridades.


LLEGANDO Y PARTIENDO

Llegar  a  esta  maravillosa  ciudad  y ser  parte de  esta  experiencia  en  esta  esplendorosa fortaleza, se  tienen  dos  opciones, desde  la  ciudad  de  Lima, una  por vía aérea  ( 1 hora)  y  la  otra  por  vía terrestre (12 horas). Llegando a esta  ciudad, abordamos por la noche un bus que nos lleve a la ciudad de Chachapoyas en 7 horas.


Las horas avanzan y tenemos que regresar a la ciudad, estaremos aproximadamente a las 6 de la tarde, mañana nos espera las ruinas de Karajia y las cavernas de Quiocta.

Seguimos en ruta.

                                                                                     @Eviajeros



No hay comentarios:

Publicar un comentario